Archivo del Autor: Arya

Feliz Cumpleaños

“Dicen que viajar abre la mente y que mejor tarde que nunca.”

¿Qué tal te fue por Marruecos?

Pues la verdad que genial, un viaje inolvidable.

Además celebrarías allí el cumpleaños, ¿no?

¡Sí, y no te lo vas a creer pero de veintiséis personas que éramos en la escuela varios cumplíamos años el mismo día!

Pues no me cuesta mucho creerlo, la verdad.

¿¿¿???

No me miréis así. ¿Con cuántas personas diríais que es normal que varias cumplan años el mismo día?

No sé, con muchas. Cientos. O miles.

Jajaja, que va, que va. Mira:

Sigue leyendo

El catastrófico Dalí

“Basta que un labio encuentre su apoyo exacto en un ángulo de la almohada para que el sueño nos estreche con todas sus fuerzas . . .

En la entrada del museo Reina Sofía de Madrid, España.

IMG_20130809_014254Charlie: ¡Qué guay! Para una vez que estamos en Madrid coincidimos con una exposición de Dalí. ¡Qué suerte!

Arya: Sí, la verdad que siempre he querido verla. Pero venga, vamos, no te duermas en los laureles que ya es la hora.

[…]

Recorren las primeras salas de la visita. Se detienen en una de los vídeos de Dalí. Tras la imagen del pintor sacando a un niño de las costillas de una cerdo, Arya se retira de la sala escandalizada.

Arya: ¡Este tío está loco! Se escapó del psiquiatra de pequeño y le salió bien la jugada.

Charlie: No, Arya, este hombre era un artista, solo que tenía unos rasgos un tanto peculiares.

Sigue leyendo

Respuesta de una joven matemática

“Como suele pasar, fue una combinación de talento, aliento y un accidente afortunado”

Portada de "Cartas a una joven matemática" de Ian Stewart

Portada de “Cartas a una joven matemática” de Ian Stewart

El título de este post no es inocente en absoluto. Hace referencia al libro “Cartas a una joven matemática” de Ian Stewart. Me topé con él el verano pasado,recientemente matriculada en primero del Grado en Matemáticas. No sé si por nervios, miedo, o de todo un poco, hacia el futuro que me esperaba, me refugié en internet, amigos, y en particular, en las cartas que el autor escribe a Meg, desde que decide empezar estos estudios hasta que se hace un hueco como matemática profesional.

Al igual que en su día me sentí identificada con la Meg de las primeras hojas, hoy me siento identificada con la de los primeros capítulos, y esta sería mi respuesta a su mentor:

Querido Ian:

Sigue leyendo