Respuesta de una joven matemática

“Como suele pasar, fue una combinación de talento, aliento y un accidente afortunado”

Portada de "Cartas a una joven matemática" de Ian Stewart

Portada de “Cartas a una joven matemática” de Ian Stewart

El título de este post no es inocente en absoluto. Hace referencia al libro “Cartas a una joven matemática” de Ian Stewart. Me topé con él el verano pasado,recientemente matriculada en primero del Grado en Matemáticas. No sé si por nervios, miedo, o de todo un poco, hacia el futuro que me esperaba, me refugié en internet, amigos, y en particular, en las cartas que el autor escribe a Meg, desde que decide empezar estos estudios hasta que se hace un hueco como matemática profesional.

Al igual que en su día me sentí identificada con la Meg de las primeras hojas, hoy me siento identificada con la de los primeros capítulos, y esta sería mi respuesta a su mentor:

Querido Ian:

Finalmente he sobrevivido a mi primer año en la facultad. Sé que tú no lo dudabas, pero hasta que no he gastado varios paquetes de folios, yo no las tenía todas conmigo.

En tu primera carta me contabas muchos ejemplos de para qué sirven las Matemáticas. Es curioso, antes esa era una de mis principales preocupaciones y ahora me interesa más para saber qué responder a mis amigos que para mí misma. Es más sencillo explicarles que si pusiésemos una pegatina roja en cada cosa que “llevase” matemáticas competiríamos con Marte por el título de “Planeta Rojo” que explicarles la satisfacción de entender, asimilar y manejar las matemáticas en sí mismas. En un año, ya he tenido tiempo de sentirme acosada por la pregunta de «¿Y eso para qué sirve?» por parte de mis conocidos; así que me pongo en tu piel, y entiendo tu indignación.

Ojeando tus cartas veo que me preocupaba volverme fría e insensible por meterme en este mundillo. Ahora se me escapa una sonrisa al leer tu respuesta. En su día, supongo que me tranquilizó, ahora entiendo lo que me querías decir. Es verdad que entre mis amistades destaco por anteponer la lógica a los sentimientos, pero, por otro lado, puedo percibir belleza donde muchos solo ven locura. Así que si en algo ha cambiado mi sensibilidad este el último curso, ha sido indudablemente en afinar su agudeza.

IMG_20130724_001741Acabo de encontrar una frase tuya que en su día me marco: “Los mejores profesores harán de vez en cuando, quizá más que de vez en cuando, que te sientas un poco estúpida.” Supongo que eso de “los mejores” se ve a posteriori, cuando tienes el título en la mano y piensas en cómo llegaste hasta ahí. Pero sí que puedo dar fe de la segunda parte. Una de las cosas que se nota en el aula es que todos eramos los “buenos en matemáticas” de nuestro instituto. Al principio, mirábamos a los profesores con cara de « Fíjate en mí, soy bueno.» Evidentemente, ese despotismo pasó rápidamente a humildad, nos dimos cuenta de que eramos unos parvularios, y que ninguno era mejor que el resto hasta que se demostrase lo contrario. Demostración realmente ardua, para qué negarlo.

Uy, esta parte de tu carta se la tendría que enseñar a muchos. Seguro que se quedan tan atónitos como yo en su día. Pero igual así se les mete en la cabeza:

“Los matemáticos no pasan la mayor parte del tiempo haciendo cálculos numéricos. No se dedican a machacar fórmulas simbólicas. Las matemáticas escolares que te están enseñando son principalmente algunos trucos básicos del oficio y la forma de usarlos en contextos muy simples.”

Cada vez que me tropiezo con un viejo conocido su saludo suele ser «¿Qué tal con tus números?» y mi respuesta era obligada: «¿Con el paginado de mis apuntes? Muy bien, muy ordenadito.»

He podido comprobar en mi propia piel que tenías razón, en el instituto se preocupan tanto de enseñar a sumar que se olvidan de enseñar qué son las matemáticas. Claro, que poco a poco te vas dando cuenta de lo que son, y pasas del «Pero,¿quedan matemáticas por inventar?», a darte cuenta de que estás en la base de la pirámide invertida con la que metaforizas las Matemáticas. Desde luego, no pongo en duda tus palabras, es la actividad más creativa del planeta.

En definitiva, he podido comprobar todos y cada uno de los presagios que me escribías: la competencia es más dura, el trabajo más difícil y, con la que yo me quedo: el contenido mucho más interesante.

Un abrazo enorme,

Meg

images

P.D.: Esto va dedicado a todos los Ian que facilitan la vida a sus respectivas Meg.  Y especialmente al mío. Gracias.

Arya

2 pensamientos en “Respuesta de una joven matemática

    1. Arya Autor de la entrada

      Hola, Doxusturquino.
      Me alegro de que te gustase. Supongo que te refieres al “amor” por las matemáticas o algo así, si no no entiendo muy bien tu comentario.
      Un saludo

      Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s